lunes, 20 de septiembre de 2010

Parrafadas

Actualizado al:  -01/05-2024

-

A LAS ESPAÑAS

Honestamente pido a España que no se divida.
No desprecien la cultura compartida y la gloria antepasada;
Total, que esfuerzo y sangre le dieron vida al antiguo Imperio,
Y países separados estarían fallando al criterio.
-
Aprovechen la historia vivida, y ganada, y ¡sin roces de colindancia!;
Desligarse, solo confusiones históricas provocará.
Lo cortés impone bondad, flexibilidad, respeto y tolerancia;
Ingeniosamente, cada Comunidad con su paz contará.
-
¡Qué grandioso ver a España resplandeciendo en el Orbe!,
¡Qué honores para esta generación: ser hoy un baluarte!.
Una sola Nación donde distinto idioma o idiosincrasia no estorbe,
Una sola Nación que alce su bandera pero que otras no descarte.

Y algo contrastante, en voz baja te digo, querida España:
Al otro lado del mar, millones ignoran tus disputas,
Millones hemos perdonado historias de grandeza y también de saña,
No es hora de romper, sino de unir, y repeler propuestas disolutas.

En América muchos países pariste y sembraste diferentes culturas,
Aquí, aborígenes, afrodescendientes, gachupines, y otros inmigrantes, felices convivimos;
Un crisol enorme de mestizaje y gobiernos, todos con sus especiales venturas.
Es momento de usarnos como espejo; a tu examen nos abrimos.
-
Oh, grandiosa España,
No sembrés un desconsuelo
Entre los que de vos descendemos;
Mejor neutralizar el separatismo que te daña,
Y volver por la senda por la que admirarte solemos.


GEQM, 24/04/2024



-
A GABI:

1.
A lo largo de mi vida, muchas mujeres por su belleza llegué a admirar,

Era esa actitud normal que, naturalmente, lo bello nos hace apreciar;

Pero la vida sentimental, que en soledad solía vivir,

Impasible se mantuvo porque mi corazón nunca quise abrir.

2.
Pasados muchos años, la ocasión para aceptar un cambio de vida a mi puerta tocó,

La situación soñada, inesperadamente al fin se presentó,

Radiante apareciste, Gabi, y entonces mis muros derribé,

Pasé de admirar, a la conquista y rápidamente, de vos me enamoré.

3.
El día de la boda llegó y con ello una nueva vida para ambos empezó,

Atrás quedó el sufrimiento que una vez nos entristeció;

Y hoy, lejos del dolor, vivimos en disfrute de inmensa felicidad,

Sin perturbaciones que impidan hasta buscar la santidad.

4.
En nuestra casa un nuevo mundo fuimos creando,

Todo, de verdor, flores y aves a nuestro alrededor nos envolvió;

Los seres queridos, en nuestra esfera familiar fueron quedando,

Y ya la convivencia de todos, una nueva historia consolidó.

5.
Si un triste día el óbito nos llega a separar,
Feliz partiré porque tu felicidad fue siempre mi prioridad;

Y de seguro mi recuerdo, como bálsamo y no como candado, te acompañará.

Tu amoroso corazón, que tanto amor me dio, de nuevo libre resplandecerá.

                                                   GEQM, 14/02/2024
-

En los 1960 y 70 del siglo XX, solíamos ver con bastante frecuencia avionetas "circunvolando" la ciudad capital, y haciendo giros sobre los principales barrios josefinos.
Las atisbábamos cuando se acercában y de inmediato deseábamos que tiraran volantes. 


En cuanto veíamos salir el chorro de papelitos por un costado estallábamos en algarabía y nos aprestábamos a que llegaran a nuestra altura para ver quién atrapaba más. La publicidad impresa era lo de menos, lo interesante era seguirles el curso cuando iban cayendo para  cambiarnos de lugar y atraparlos. 
Daba tristeza cuando caían en los techos del vecindario o cuando caían en charcos, pero los que eran atrapados por las ramas de los árboles eran la presa más perseguida.

-

Leer:

Leer cuentos ilustrados es empezar el camino por el mundo de los libros, la entrada a la maravillosa fantasía que nos espera en cada página y que ya nunca podremos despreciar. 

Ignoro si existió alguien que renegase de los libros luego de un proceso como este, pero sería un ser obtuso.

Ha habido grandes quemas públicas de libros por parte de autoridades, lo cual será considerado históricamente como un crimen del intelecto. En la otra esquina están las bibliotecas, que necesitan nuestro apoyo y respeto.

-

Para Felipe Castrejón quise componer esta canción

Pidiéndole que de sus aventuras me dé su narración,

Pues aunque sé mucho de la vida y sobre todo de querer,

Interrumpieron nuestra comunicación en contra del deber.

-

Cuando a tu oído música clásica llegue a agradar,

Imaginá que este abuelo al otro lado del parlante está, presto a disfrutar;

Y es que desde que eras muy niño, a escucharla te acostumbré,

Para dejar en tu alma una huella del estilo cuya preferencia nunca cambié.

-

A otros niños aprendí a amar por gracia del Creador,

Pero tu cuota de amor sigue aquí, en mi corazón,

A la espera de un día restablecer mi honor,

Pues al separarnos quebraron mi vida (y no veo la razón).

-

Sabrás cómo la sangre Quesada que nos une, desde España viajó; 

Pasando de Toledo a Quesada, de Jaén a Santo Tomé,

Pasando de Baeza a Córdoba, de Granada a Sevilla.

 Y de Carmona a América partió en nao de vigorosa quilla.

-

Ese día, nuestras vidas separadas nos contaremos con humor;

Y sabrás lo que pensé cuando la luz de la luna me bañó,

Te contaré lo que sentí cuando el sol me bronceó,

Y de paso contaré cómo disfrutaba la lluvia al salir a correr.

-

Ese día llegará y mis lágrimas borrarán mi dolor,

Y mis brazos no se cansarán del largo abrazo;

Luego sabrás toda la verdad y serás para mi alma el doctor;

Y entonces, jamás volverá a romperse nuestro lazo.


9/01/2023, GEQM


-

Esta Pobre Humanidad:

La pobreza crece en los países tercermundistas, en parte por sus propios yerros, manejos fraudulentos y disputas oligárquicas aldeanas en medio de la inacción del populacho.

La riqueza se mantiene en los países del primer mundo, en parte por su habilidad administrativa y su capacidad para disputar la cima en todos los terrenos, aunque sea a costa del deterioro de recursos naturales o de generación de inopia en otros lugares..

Sin embargo, es notorio que unos y otros se han apartado de los valores morales que tendrían al mundo en un nivel equilibrado, más justo y en progreso; de hecho, no son capaces de "enderezar la barca". 

-

¿Dónde nos veremos?

Cuando acabada sea mi existencia,
Cuando por finalizada se de mi historia;
El momento ideal será de marchar a otra morada y residencia
En una nueva ciudad como la que formé en mi memoria.
-
Quedaré entonces como raíz de orquídea al supremo recuerdo aferrado,
Sabedor que algunos pocos me valorarán por mis escritos;
Y es que aunque a todas las personas no haya mencionado,
Su saludo o su sonrisa, suficiente signo serán para haberlos llamado benditos.
-
Y luego del gran sueño, en el Juicio nos veremos de nuevo,
No nos reconoceremos, pero de amor estaremos inundados;
Y otra señal entonces, unidos nos mantendrá en ese cielo,
Y es que cantaremos y alabaremos de la mano tomados.
-
Ante el Creador por siempre estaremos;
Sin hambres, necesidades o temores,
En todo momento nos acompañaremos,
Y nuestros corazones Le adorarán a Él como tambores. 


-

HIPOCRECÍAS:

Veo 2 tipos de persona hipócrita (debe haber más): mortal y venial.

La mortal, cual serpiente, elucubra y actúa sigilosamente, tiene la capacidad de activar acontecimientos en silencio y marcharse, perderse el desenlace de los mismos, pues tiene certeza de su eficacia. Pasado un tiempo, disfruta en silencio, enterándose de lo ocurrido.

La venial, menos malvada, incursiona con actitudes hipócritas cuando alguien que acostumbra hacer el mal tiene un zafis y lo que hizo para mal, lo hizo tan mal que le salió bien. Entonces aquella le alaba lo bueno, como quien quiere convencer al maloso de que le cree que hacía el bien.

Finalmente, la posición correcta es la de la persona diáfana y sincera, bendecida porque se aferra al bien, aborrece el mal y la abulencia, y actúa siempre con amor.

-

Mi Barrio La Dolorosa, desarrollado antes de 1851

Tiene San José uno que otro barrio,
Varios de ellos con una historia esplendorosa.
Nosotros orgullo tenemos de nuestro noble vecindario,
Tranquilo barrio de los sesentas, el famoso Dolorosa.
-
Lo que un día fue play de juegos,
Hoy tranquilo y hermoso parque citadino es.
Ahí íbamos sin el permiso de nuestros padres,
Tan solo al cuidado del templo de nuestros ruegos.
-
Solitarios, en familia o con las famosas barras;
Nuestros pasos recorrían el barrio y sus calles,
En escuelas y colegios recibiendo clases preclaras,
Y aún hoy recordamos los detalles.
-
En los patios recibíamos protección y formación,
Pues cada manzana tenía uno o dos enormes campos,
Y ahí la muchachada consolidaba su afiliación.
Todos corrían y jugaban, y nadie ocupaba asientos ni bancos.
-
Entre semana en forma esporádica, por el decoro,
Y de fijo, eso sí, los fines de semana,
Podían ocuparse de bailar y cantar sus preferidas en coro,
Porque con sonora fiesta alguna casa se engalanaba.
-
Nuestros padres su control ejercían,
Inadvertidamente inculcaban sus valores;
Bien formados empezamos a tener nuestros amores,
Y ahora todos recordamos traviesas correrías.
-
Muchas vivencias, familias y lugares se quedan sin mencionar,
Por eso la historia seguimos escribiendo, ya viejitos,
Reunidos un día sí y otro no, siempre entre risas y hasta gritos,
Pero nuestro glorioso barrio ¡jamás vamos a olvidar!.



-

10/02/2023

ALGUNOS DONES DE LOS QUESADA:

 

Donde hay Quesadas hay alegría

Porque buenos son para el canto,

Nos escriben prosa y poesía;

Y cuando faltan, aflora el llanto.

 

Rápidamente aprenden a tocar

Cualquier instrumento musical,

O con el pincel te plasman una escena

Usando un colorido muy cabal.

 

Otro don de mucho potencial

Es su inclinación a la enseñanza;

Que no es rutinaria ni parcial,

Sino una cosa realmente doctoral.

 

Y ya en el nivel profesional

En medicina, arquitectura o similar,

Su ejecución es algo sensacional.

Y no hay más que ponerse a admirar.

 

¡Vivan los Quesada!, esos hombrones

Que en España usaron espada, caballo y poder

Pero ahora solo varios dones

De su intelecto nos dejan ver.


-

Lo que España me dejó:


Con profundo sentimiento,
Decir quiero lo que siento;
No pisar el mismo arroyo de tanto historiador,
Ni dejar por fuera aquello que toca mi honor.
-
Por aquello, sin despreciar apellido o idioma,
Tampoco olvido mi respeto por esa gran nación;
Solo que hoy, hablar de dones es mi obligación,
Y entonces, la música es mi primer axioma.
-
De seguido las letras, tanto en texto como en verso,
Y se unen al cincel, la pluma, el pincel y la honradez;
Actividades con qué tachonar el universo,
Inspirados, sin mucho pensarlo y de una vez.
-
Con el bendito mestizaje, la más pura sangre los dones potenció,
El gachupín, a la siguiente generación en criollo se convirtió;
Y pese al paso del tiempo, los dones se acrecientan,
Porque son chispazos que de la mano del Creador se aumentan.

15/9/2023, GEQM


-

Vacunas:

Cuando se desató el covid no me quise vacunar, aproveché las circunstancias para refugiarme en las montañas, pasar inadvertido y no ser causa de contagio para terceras personas. Con el paso del tiempo dejé de pensar chanchadas y de sentirme conspiracionista, y además he llegado a agradecer a todas las personas que se vacunaron, porque gracias a ellos la sociedad se defendió del virus.

-

Vinito:

Los ticos somos más de café, aguadulce, cerveza o guaro, sin mucha cursilería; pero la cultura de amenizar decentemente las reuniones con vino que se tienen los europeos, me provoca a intentar alguna forma de adaptación que sin ser una copia simiesca, alcance el exquisito placer que se les ve degustar.

-

Vernianos en extinción:

¿Qué diría Julio Verne al enterarse de que los que nos vamos extinguiendo de esta generación amamos sus libros pero que no supimos sembrar ese mismo placer en nuestros descendientes y que los "adelantados" de la actualidad promueven el naruto y super héroes alejados de la realidad?  

-

VIRTUDES HOY DÍA:
SÉ CONTROLADO, ESFORZADO, TRABAJADOR,
y costará mucho que seás derrotado.
-
SÉ DISCRETO, HONRADO, HUMILDE,
y nunca serás humillado.
-
SÉ AMABLE, NOBLE, PACIENTE,
y no cargarás en conciencia el dolor ajeno.
-
SÉ ALEGRE, PACÍFICO, SOLIDARIO,
y tu persona será aceptada y bendecida.
-
Pero ante todo
SÉ ABSTEMIO, ÍNTEGRO Y LLENO DE FE-OBEDIENCIA,
y tendrás Gracia a raudales.

GEQM, 28/12/2023


-

El Tren:

El tren es y será por mucho tiempo la ocasión eventual de sentirse cosmopolita, despejar la mente y hasta llenarse de romanticismo en todo el trajín del viaje y en medio del paisaje que suele ser atravesado en la ruta.
De hecho, como gusto de soñar despierto, el caballo de hierro me ayuda en mis evasiones temporales, ya que a veces me siento más firme en el aire que con los pies en tierra.
-
El Tren:
En tren es un sitio donde se junta todo tipo de familias y personas, cada una con su propia esfera de vida; es interesante determinarlas mediante la respetuosa observación. La circunstancia del viaje impone una norma de comportamiento que promueve la sana convivencia y facilita la acumulación recuerdos inolvidables, algo que se desea volver a vivir una y otra vez.

-
Quijoteando

Solo, desde atrás de las aspas de un viejo e impecable molino,
Puedo ver abajo la figura del Hidalgo aprestándose a la batalla.
Es como si supiera lo que va a ocurrir cuando se inicia un remolino,
Pero sus ímpetus imprevistos se aceleran y todo al antojo estalla.
-
La escena me deja pasmado, como a quien ve qué trae la marea;
Y aunque ajeno soy a eternos equinoccios, predicciones y rotaciones
Que al corriente humano encasillan (aunque yo mismo me las crea),
Con él no ocurre lo previsto sino lo alocado, como en todas sus acciones.
-
Quijote querría ser, y pienso que a veces lo he sido;
Por eso sospecho que la inspiración cervantina parte de un
Quesada,
Idea que como delirio revuelca mi cerebro enfebrecido,
Pero sobre todo porque de esto nunca podré probar nada.
-
Lo que sí me traigo para mí desde aquellas aventuras.
Es el enorme afán por ir en pos de algo que me intrigue.
Mi vida siempre ha sido así, llendo tras metas y "locuras",
Dando lo que el Creador me puso, gratis y espontáneo, sin nada que me obligue.

-

Navidad
1.
Si usted es católico, tiene permiso de su iglesia para celebrar navidad. Sea feliz y moderado.
2.
Hay algunas congregaciones evangélicas de pobre revelación que autorizan celebrar la navidad. Sea feliz y moderado.
3.
Hay algunas congregaciones de avanzada que no recomiendan celebrar la navidad. Sea feliz y moderado.
4.
Si usted tiene revelación bíblica verdadera, sabe que no tiene sentido esta fiesta navideña porque es de origen pagano y sincretista. Sea feliz supremamente celebrando las fiestas de YHVH.
5.
Esto es una simple y respetuosa observación, enunciada sin ánimo de ofender o polemizar; es para reflexionar.
6.
El estudio de su Biblia le ayudará a sacar conclusiones personales en base a la verdad y no a las tradiciones de hombres.

-
GEQM, 11/2023.

-

Poeta y literato sería.

Poeta sería si con rimas, versos y estrofas pudiera agradar.
Literato no soy, pues con mis textos poco se puede disfrutar.
Aun ni literato ni poeta, mucho me atrevo a mi vida contar,
Usando rimas, versos, estrofas y textos para que me puedan recordar.
-
"Lancero valiente" significa mi primer nombre,
A "amo o jefe" equivale el nombre que sigue,
Aunque tengo poco de germánico o gentilhombre,
Un pequeño lazo con la historia visigoda me ciñe.
-
A Gerardo y Enrique al inicio me refiero,
Pero el lazo godo brota del Quesada,
Que sustituyó al Palomeque toledano,
Y esa es honrosa historia confirmada.
-
Y algo apropiado sería agregar un segundo al Quesada,
Mayorga es apéndice apropiado para enlazar a dos grandes:
Por el lado de las letras, Rubén Darío o nada,
Y con las armas el propio Cid Campeador, para ser más triunfantes.



-
A mis compañeros de comité de la Escuela 1960-1965:

Mena Zúñiga, Carlos Enrique
Rojas Cernas, Ybo
Dávila Odio, Manuel Enrique
Chacón Vega, Rigoberto
Borbón Rodríguez, Carlos Roberto



-
A mi Barrio LaDolorosa:


-

Consumidores de porquerías:

Los consumidores de droga, enfermos o no (si), tienen su grado de culpabilidad en la proliferación de hechos criminales que realizan sus socios proveedores: traficantes, productores, bandas, importadores, sicarios, corruptores, legitimadores, y toda la gama de lacras que completan el elenco. ¿Los padres de esos consumidores se harán acreedores a algún "mérito"?

Daño Colateral:

La gente que se relaciona con el podrido mundo de las drogas, sean consumidores, manipuladores o lo que sea, deben, deben abstenerse de andar orondos por las calles, en sodas, supermercados, etc, porque arriesgan la vida de quienes están cerca. Su lugar son los sitios donde no haya personas que puedan salir afectadas por las balaceras que se tienen, las cloacas o algo similar.

-

Educación en Familia:

Las religiones trajeron a nuestra comunidad, a nuestra generación, y a nuestra vida, la historia y ritos de nuestro dios, sea este cual sea y hasta con adulteraciones; ¡muchas gracias!; pero dicho papel proverbial le corresponde a las familias. 

-

Mi rincón de sueños:


RINCÓN DE SUEÑOS
Explicación de una foto.
La escena empieza por la izquierda y va subiendo para completar la vuelta en el sentido de las agujas del reloj.

Primera estación:
El teclado Casio que se ve como a las 7.
Este es un sueño genético, y confieso que irremediablemente inconcluso. Viene en mis genes la capacidad para interpretar al piano y la admiración por los grandes Compositores, tal como sí hicieron mis padres y mis 9 hermanos (especial mención a Federico); solo que a mí se me complicó mi actitud ante el ancestral instrumento. En la actualidad, ya este equipo está dañado por el clima de esta zona, pero siempre me acompaña.
La música eleva la categoría del ser humano; por eso es desde el fondo del alma que brota la inspiración, y por eso no se vale monetizarla y mucho menos degradarla, prostituirla, con mensajes y bailes inmorales...y menos, diría yo, dejarse envolver por esta baratez.

Segunda estación:
El cuadro que se ve como a las 10.
No, no es porque yo haya querido ser pintor como mi hermana Linda o como mi esposa Gabi, y mucho menos como lo fue mi ancestro Cristóbal de Quesada y Aldana, sino que adquirí esta cuadro en la tienda ArtDeco de Daniel Sánchez Luna porque me recuerda a don Quijote. Antes, he imaginado varias veces, que el Hidalgo pudo haberse enfrentado con algunos árboles tropicales en vez de con molinos, solo que la idea de pelear contra molinos es extraordinariamente original, insuperable e inolvidable.

Tercera estación:
La daga, como a las 11.
Es un cuchillo filosísimo y en parte aserrado, completamente inoxidable y con un símbolo en la empuñadura, arma que me transporta a mi pubertad, cuando Salgari y los Piratas de Sandokán me hicieron soñar. Nunca lo he usado pues lo considero peligroso por lo filoso que es. Tiene su estuche original.

Cuarta estación:
La escuadra automática Bersa de 9mm, para ahuyentar los coyotes. Me transporta a la infancia en recuerdo de unas pistolas que nos regalaron, a  Jose y a mí, los hermanos mayores Rafael y Francisco y por la admiración que me enseñaron a sentir nuestros hermanos Luis y Miguel por los pistoleros que hacían el bien.
Hoy me sirve para entretenerme en familia disparando tiro al blanco sus plomizos balines, sin pensar siquiera en dirigir el tiro a los pajarillos.

Quinta estación:
En el puro centro, la espada toledana.
Espadas tuve muchas, de madera, pero siempre admiré las imágenes templarias. Cuando estuve en Toledo, no pude resistir la curiosidad de conocer una fábrica de armas ancestrales que un lleva varias generaciones en el mercado. Tuve que esconderla en el fondo de una valija y hasta llegar a Costa Rica la pude acariciar, por eso ocupa el centro de la exposición.
De esta gótica ciudad salió hacia Andalucía Pedro Díaz Carrillo de Toledo y Palomeque, padre genético de los primeros Quesada de Jaén.
Mi espadachín héroe no resulta ser D'Artagnán ni alguno de sus compañeros, ni Cirano de Bergerac, sino Buenrevés, Real de Buenrevés, personaje dado a conocer por Miguel Zevaco, aunque todos son objeto de mi admiración.

Sexta estación:
Carabina con mira telescópica PowerTop.
Pese a ser muy pesado, es el tipo de rifle con el que tenés muchas posibilidades de dar en el blanco, siempre y cuando hagás de francotirador, con toda la paciencia del caso. En la infancia, usábamos las patas traseras de sillas de madera, pues tienen una forma que permite a la imaginación hacerte sentir armado. Así fue como mi hermano Jose y yo despedazamos alguna silla de la casa. Hoy día, estas montañas ya no están tan pobladas de fieras como sí las había hace unos años, pero las visitas de mi casa se entretienen mucho disparando al blanco balines y copas.

Sétima Estación:
El sombrero.
Este sombrero es casual, cambiante porque me duran muy poco, también puede ser sustituido por una gorra. Nunca he frecuentado el uso de esta prenda, pero ahora que vivo a 1.490msnm siento a veces la necesidad de cubrirme en aquellos momentos excepcionales en que se despeja el nublado cielo que solemos tener, al igual que lo hace mi hermano Miguel. En ese mismo clavo cuelga un catalejo que siempre me acompaña pero que nunca uso; eso lo usaban los bucaneros y los aventureros de Verne.

Octava estación:
El telescopio Celestron.
No quiero dar la impresión de frustración, pero la astronomía y la antropología son carreras que con gusto habría cursado, solo que me ofrecieron una beca y la tuve que aprovechar, pero condicionada a licenciatura en administración, y así alcancé mi título universitario.
Bueno, este telescopio obsequiado por Gabi, quien me lo trajo de Panamá, no ha podido ser usado, pues no he encontrado quien lo ponga a punto y me pase algunos volados. Hay tutoriales en la red, pero todos en inglés. Son muy escasas las noches, yo diría momentos,  en que el cielo de mi casa se muestra despejado, pero ni modo.

Novena estación:
La mesa de noche.
El contenido de esta mesa explica la expresión chunchero, tilichero y otros epítetos, pero no voy a detallar ese contenido, sino lo que está encima de ella: una pila de libros en proceso de lectura. Un día leo de uno y otro, de otro; y ahí voy avanzando hasta ponerme al día. Desde niño me gusta la lectura, siempre leo, pero no cambio el tiempo en que mis hermanas nos inducían a ella. Linda nos regalaba libros y Yami y Quelo nos los leían; de verdad que la pasábamos muy bien.

Décima estación:
Otros rincones de mi casa tienen estaciones con historia, pero eso es tema de otra publicación.
-
Tengo muy claro que este rincón no es obsesivo con los recuerdos; es tan solo una dulce caricia de mi pasado y mi presente que me acompañan hacia el futuro; porque a su vez, son elementos relacionados con la gran obra creada por Yahweh.

-

17/06/2023

El Guardián.

Al notar la profundidad de su mirada
que lejos de atrapar el bello paisaje,
con los fieros ojos de él se cruzaba,
salió de mi corazón un calor salvaje.
De súbito me embargó profunda ira
y sin poder controlarme en pie me puse,
caminé entre las personas odiando su mentira,
pues el día que hablamos, su amor supuse.
Al lanzar mi última mirada al lugar,
ví que entre las mesas él me perseguía,
me detuve para descargar mi ira sin pensar,
más noté que en sus manos una carta traía.
Esperé, algo de prudencia aún me quedaba,
él no podía contener su sonrisa bondadosa,
su mano alargó y la carta presuroso me entregaba.
Mecánicamente la recibí para ver qué era la cosa.
Al ver la dedicatoria lo comprendí todo,
ella de su amor, a escondidas, me escribía
y él la ayudaba a contactarme a pesar de todo.
Sentí henchirse mi pecho y de gozo me contenía.
Desde ese día la he amado más todavía,
muy felices esposos hemos sido,
y siempre cerca del amigo que todo lo sabía,
y que es cual guardián experto en cuido.

-

10/02/2023
ALGUNOS DONES DE LOS QUESADA:

Donde hay Quesadas hay alegría
porque buenos son para el canto,
nos escriben prosa y poesía;
y cuando faltan, aflora el llanto.

Rápidamente aprenden a tocar
cualquier instrumento musical,
o con el pincel te plasman una escena
usando un colorido muy cabal.

Otro don de mucho potencial
es su inclinación a la enseñanza;
que no es rutinaria ni parcial,
sino una cosa realmente doctoral.

Y ya en el nivel profesional
en medicina, arquitectura o similar,
su ejecución es algo sensacional.
y no hay más que ponerse a admirar.

¡Vivan los Quesada!, esos hombrones
que en España usaron espada, caballo y poder
pero ahora solo varios dones 
de su intelecto nos dejan ver.








2020
ORACIÓN POR LAS NACIONES

 Padre Celestial, ahora que estamos siendo atacados por una pandemia (covid-19) que ataca nuestras debilidades queremos manifestarte nuestra humildad y arrepentimiento, porque lejos de ver esta desgracia como una prueba, somos conscientes de que se trata de una consecuencia de nuestro camino apartado del maravilloso sendero que pusiste a nuestra disposición.

A la par de este ataque estamos a las puertas de mayores consecuencias no solo en el aspecto climático y en nuestros fundamentos como civilización están expuestos como estructuras débiles y torcidas, sino también desde el punto de vista moral, donde nuestra conducta deja mucho que desear al comprararla con los patrones que dejaste definidos para nosotros.

Tenemos a nuestro alcance toda la vida conocida de tu Hijo en esta tierra, son los pasos que debemos seguir, y para eso contamos con tu protección y amparo en los cambios que tenemos que hacer en nuestra conducta para gozar de tu poderosa compañía. Así, y solo así, seremos poderosos y triunfadores, la Palabra está plagada de ejemplos de cuando las personas se someten a tu gobierno.

Esta circunstancia nos mantiene separados, alojados en nuestras casas, pero algún día podremos reintegrarnos a la actividad temporal de esta vida terrenal y no podremos jamás seguir los mismos pasos, ni tampoco ser tan miopes como para causar mayor declive en nuestra convivencia.

Siguiendo tus mandamientos, obedeciéndote en todo y a costa de todo, podremos alcanzar plenitud en esta vida transitoria, podremos vivir en una sociedad mejor y llena de oportunidades para todos.  Podrán las naciones reanudar y reafirmar lazos de amistad abrazados todos, optimistas porque sabemos cuáles son los errores que no debemos volver a cometer.





01/03/2013

Otro sueño.
Hace como 3 días tuve un sueño, pero no le he podido despejar, me corroe sin mortificarme, no sé qué pasa.

Algo hay de un bus, iba con un grupo, pero los detalles están nublados, no puedo reconstruir nada.
Después, iba por una calle de tierra, medio cubierta de arena gris, en medio de frondosos árboles tropicales de los que colgaban mechas de musgos y lianas mecidas por el viento. Había un contraste agradable entre el verde del follaje y el café de los troncos corrugados y pringados de líquines.

Subía una leve pendiente, en medio del camino, había humedad de reciente aguacero, pero no charcos ni gotas que cayeran de las ramas altas que cubrían el sendero.

De pronto ví, a mi izquierda, un toro enorme, entre blancuzco y con pintas negras (similar como las holstein), de pie, intrigado por mi caminar. A su lado había otro animal café, que yo intuí era una vaca.
Cuando el toro caminó hacia mí, torcí por una desviación hacia la derecha y encontré un montículo de piedras sobre el que me subí. Al llegar arriba, me sostuve agarrado de ramas delgadas que facilitaron mi sostén.
Pude ver pasar a ambos animales hacia el fondo del camino, trotando y con ese ruido de sus pezuñas en la penumbra de la noche.

Pasaron junto a una mujer que venía por el camino sin hacerle nada, jajaja.
Esa mujer se acercó al cúmulo de piedras sobre las que yo estaba subido y empezó a medio acomodar algunas... entonces me percaté de que eran como bloques apenas colocados, sin amalgama de ninguna especie, flojos.
La mujer era joven, delgada y con ropa semi deportiva. La dejé marchar y analicé los bloques sobre los que estaba... se tambaleaban ante cualquier movimiento mío. En la cara exterior tenían petroglifos con caracteres mayas grabados.

Definitivamente no me podía bajar sin desarmar ese rompecabezas y quebrarme la vida entre los pedruzcos. Ahí quedé, asido a las ramas. Al rato comencé a "monear" en las ramas hasta alcanzar el tronco del árbol y empezar mi descenso.

Bueno, este sueño me hace recordar una historia que contaba mi hermano Luis Felipe, que una vez iba por entre cafetales en Sabanilla montado en su bici.
De pronto se topó con un toro negro e irremediablente tenían que encontrarse. Detuvo la bici y corrió a subirse a un enorme árbol que servía de sostén a los alambres de la cerca de una finca.
Cuando el toro siguió su camino, Luis descubrió que el árbol estaba cundido de espinas enormes, como del tamaño de una uña de la mano... sencillamente no podía bajarse.
Tuvo que agenciárselas para moverse un poco y lanzarse al vacío en medio de la penumbra.
Otros días que pasó por ahí, se maravillaba de la dificultad que presentaba ese árbol para subirse, era imposible!.

-

Creación literaria:

Disfruto arrellanarme frente al tv, pero lejos de holgazanear o sumirme solamente en las fantasías de otros, mi mente recurre constantemente al celular para dejar escritas ideas, conceptos y tareas que tarde o temprano me abocaré a plasmar en trazos completos y concretos, aunque sea siempre en el ámbito de la creación literaria.
Publicado.

-

Libro Tesoro:

Tener un libro (o varios) preferido y guardado como un tesoro, habla muy bien de la persona; estuvo ahí, vivió lo que se cuenta ahí y más, porque imaginó y así fue creando paralelamente una sub aventura estrictamente personal.


-



Historia con Casiana.
Este es el intento de un relato online.


Día uno:

En días recientes he sentido una nube de hechos y tenues pistas de que algo pasa a mi alrededor; no me cuesta llegar a sentir miedo, temores e inseguridades laborales y personales que están descalibrando todos mis mecanismos de control.

Siento que me siguen por las calles y que tienen el poder de mezclarse en asuntos de mi trabajo y hasta deambulan dentro de mi computadora. Intuyo a ciegas que buscan algo de mí.
Es confuso, no logro cuajar la situación para ver qué hago.


Día dos:
 

He sido invitado a conocer un laboratorio espacial en Guanacaste, un sitio enorme y lleno de jóvenes geniecillos que apuntalan todos los detalles de un novedoso sistema de locomoción intergaláctivo.

Carajillos como soy en mi interior, divago mentalmente y adivino que ellos, mis anfitriones, insisten en que mantenga un perfil bajo para poder cruzar a través de los sistemas de seguridad del lugar y así poder enseñarme poderosos experimentos totalmente alejados de la investigación espacial, camuflados dentro de todo ese aparato que se muestra al mundo para recaudar fondos y así financiar tales experimentos ultrasecretos.
Jajaja, mi mente delira ante la ciencia pura...


Caminamos con soltura por los pasillos, y uno de los anfitriones, que saluda acá y acullá, es el que usa una tarjeta que abre todas las puertas que salen a nuestro paso.

Como esperando el momento apropiado, abordamos una mesa exterior de la soda y pedimos pinto y sopa negra con bastante chile, lo que consumimos con gran algarabía, casi diría que como para que nos vean y nos etiqueten como bulliciosos turistas locales.

Al llegar la noche, nos internamos en el jardín más apartado, el que está detrás de la biblioteca, la cual luce vacía a esas horas. Todos portamos cámaras fotográficas para captar, ver y disfrutar un sol enorme y anaranjado que baja rápidamente al otro lado de las montañas.

Día tres:

No supe cómo, pero cuando pasamos por una glorieta recargada de vegetación, sentí que me desvanecía y de seguro entré en camilla o alzado al sitio al que me llevaron, pues no recuerdo nada.

Ellos tenían un cuarto vacío, con unas sillas para combatir el aburrimiento y un puesto de oficina en un rincón, donde encontré un anciano científico ajeno al mal, pero capáz de satisfacer todas las investigaciones que el grupo se propusiera, secuestrado como estaba, lo cual es fácil adivinar.

Asentí a viajar con ellos, porque me abordaron con el tema que me tiene desvelado desde hace días: una investigación genealógica que pasó de una inocente elaboración de la lista de mis antepasados directos a la confección de un enorme árbol genealógico colmado de detalles de los lugares de nacimiento y residencia, fechas, copias de documentos originales de bautizos, bodas y defunciones, etc.

Lo interesante fue que al armar el tronco del árbol, luego me fue interesando agregar hermanos y primos de esos familiares directos y luego, en un alarde de manejo de información y uso de técnicas de investigación más poderosas, empezar a retornar al presente desde cada una de esas ramas. 
De esta manera, se conformó un ejército de nombres de familiares que viven en la actualidad, con diferentes apellidos y lugares de residencia, totalmente ajenos al lazo familiar que los une.

Por otro lado, aunque no me lo proponía, conforme me internaba en el pasado, aparecían nombres que conectan con lo que han dado a llamar La Dinastía de los Conquistadores y así, los antepasados, en vez de verse más rústicos conforme más lejanos quedaron, lucen interesantes y cargados de abolengo.


Un resumen de esa información la había publicado en mi blog y ellos la encontraron, llamándoles la atención un detalle:

Hice una genialidad con un documento que encontré en la página de un famoso genealogista, y la incrusté en el blog. 
Ellos me dijeron que ese investigador, días después suprimió esa información, pero que la copia que hice tiene la clave de un asunto grave en el que puede fundamentarse la disputa de una herencia colonial que me puede sacar de pobre. 

Claro, hablábamos de Lucas de Quesada y Chinchilla, el último de mis antepasados documentado y por eso no me costó nada creer un poco en lo que decían.

Me hizo gracia el asunto y, sin el menor asomo de ambición monetaria, fui entrando en la trama, tan solo porque los personajes investigados eran los de mi propia familia... claro, tengo frescos los recuerdos de que en mi familia siempre se habló de que en la casa del Barrio La Dolorosa había una botija llena de dinero de monseñor Anselmo, el anterior propietario del terreno.

Ellos me inspiraron confianza, pues todos portaban folletos con listones de sus propios familiares, expertos como se presentaban en estos asuntos de genealogía.

Día cuatro:

Poco a poco fui comprendiendo que querían ver mis documentos, pero como me habían espiado por todo lado sabían que solo mi llave malla los contenía... claro pudieron escanear mis llave pero la carpeta tiene clave.


Mis claves son un dilema inexcrutable, pero para mí no lo son. Eso lo aprendí de Diotallevi, el de Eco.  Son todas claves distintas, pero obedecen a una composición sistemática basada en un algoritmo que diseñé y solo yo conozco. De esa manera, puedo abrir y cerrar cualquier archivo encriptado por mí en un santiamén, a pesar del paso del tiempo. Ese algoritmo es una llave que me abre y cierra todos mis archivos, sin necesidad de ser una estructura que se repita, ni tengo que memorizarla, solo manejo mi algoritmo y ya.


Vi el computador que estos maes tenían, donde habían conectado la llave y trataban de desencriptar el archivo: genealogía-Quesada, pero mierda, no podían esos maes.

Sabía que no iba a poder resistir la tortura o golpes, pues la edad ya no me lo permite. 
Del joven que se quejaba con cólera porque el país "se puso de rodillas en los tratados de libre comercio cuando teníamos que renegociar aunque nos muriéramos de hambre" ya no queda nada y por eso me moría del miedo son solo imaginar que ya empezara lo rudo.


Debo confesar que me desmayé.


Día quinto:

Al despertar ya los maes habían perdido el glamour y se aprestaban a sopapearme hasta que les dijera la clave del archivo, se veían como deseosos de empezar la golpiza porque ahora le podían echar la culpa de la estupidez a la compu que no pudo encontrar la clave.


Sonó un estruendo lejano y todos se fueron corriendo hacia las instalaciones científicas...

En ese momento, el viejillo me dijo que dijera la clave porque me iban a torturar a mí y a mis familiares, que les diera el dato y que me iban a dejar en paz porque poco importaba que yo supiera algo de eso y nunca iba a comprender lo que ellos estaban haciendo.


_Vea, ellos han sido enormemente perjudicados en un asunto en el cual están involucrados sus familiares, pero no pueden trabajar con esos descendientes actuales pues esa familia explosionó incontrolablemente, no pueden ser localizados; de hecho, sabemos que usted está en la búsqueda de los Quesada. 
Les resulta más fácil trabajar con un solo antepasado y de ahí cortar la descendencia de manera tal que producirían un cambio en el resultado presente y así se recuperarían del daño, evitándolo.
No dude, se proponen matar a alguno de sus antepasados y así las personas del presente dejarían de existir instantáneamente.

Me costaba creerle al viejo, mas me parecía que disfrutaba en perturbarme y de seguro sentía gozo al saber que me iban a dar de patadas para que les diera la clave.


Trababa de calcular algunas cosas que podría decir o hacer, pero el no saber lo que se proponían me mantenía en ascuas.


Apareció uno de los chavalos, se me acercó casi sin determinarme y de pronto me cogió un poco de pelo de la cabeza, con una rudeza insospechada, con la otra mano me amenazó mientras yo trataba de subir el cuerpo para evitar el jalonazo. _Diga la clave y lo dejamos en paz, basura!



_¿Qué van a hacer?, ¿cuál es el documento que buscan?


_Ya vienen a hablar con usted, solo voy a ablandarlo para que coopere, basura. _y de seguido me rompió los labios de un manazo y luego me sacó el aire con solo arrimarme la rodilla al estómago.... ¡no recordaba la sensación de perder el aire!, menos estando amarrado, que uno no puede hacer ciertos aspavientos que le ayudan a recuperarse. No se lo deseo a nadie.


Entraron los elegantes y me rodearon, yo casi no podía entender lo que decían porque me hablaban entre todos, conteniéndose unos a otros porque me querían patear.


Uno cree que la realidad es inevitable, pero la ciencia ficción nos ha hecho creer que se puede ir al pasado y causar una paradoja, cambiando los acontecimientos con solo afectarlos desde ese pasado. Es una idea bonita para divagar y elucubrar, pero es imposible, porque uno existe y todo lo que hay en este momento existe, no puede "no existir de un momento a otro"... ¿o sí?


Eso, y el miedo, me convenció de colaborar, les dije que me dejaran digitar la clave con tal de sentirme suelto. Al levantarme, casi caigo al suelo, me faltaban las fuerzas y el valor.



Se avalanzaron como perros a recorrer las documentos escaneados de mis 500 antepasados hasta que se detuvieron en uno.
Aguzando el entendimiento, comprendí que el de Ángela Casia de Jesús Quesada Prado. Nooo, dije para mis adentros, mi antepasada favorita, todos la escogían como madrina del bautizo de los niños de sus 12 hermanos y sobrinos.


Poco a poco me dí cuenta que querían matarla para evitar el nacimiento de Judas de las Mercedes en 1860, bautizado en Guadalupe de Goicoechea.
Casiana, como la llamaban, había nacido en 1838 en Sabanilla de los Granados (hoy de Montes de Oca), casó con Sebastián Quesada León. Tuvieron dos hijos que murieron al nacer: Rafaela Jerónima Quesada Quesada y Rafael de Jesús Quesada Quesada. 
Al enviudar, Casiana casó con José Mora y se desconoce si tuvieron hijos.
No veía en qué se basaban para adjudicarle un hijo llamado Judas, pero no quería entablar conversación que pudiera sacarlos de algún error; solo les decía que estaban equivocados.


Ellos tomaron los salveques y se metieron al cuarto secreto, dejándome con el viejo, no sin antes decirme que solo iban a tomar a Judas. Él no me quitaba la vista y pronto me dijo que quería ver el momento en que desparecía de la realidad en cuanto ellos mataran a Casiana y a Judas.


Yo estaba frente a la máquina, moví los archivos digitales y encontré los nacidos en 1860.. ahí estaba Judas.


Le dije al viejo que igual daba desaparecerme frente a sus ojos que si me iba a la casa a organizar mi desaparición, le metí un empujón y salté por una ventana.
Iba a asomarme al cuarto secreto, pero había furiosos perros, tenía que eludir, subiendo a un árbol cuyas ramas sobrepasaban la tapia.

Ya libre, corrí por las calles. De pronto recordé que el caso de Judas me había llamado la atención. Judas no era hijo de Casiana, era su ahijado, ella fue la madrina de bautizo. Judas fue hijo de Gregoria Ramona Quesada Prado con Yrés Andrés Quirós, solo que en el acta de bautizo se equivocaron consignando que la madre era Casiana.


Los maleantes iban para Guadalupe a buscar a Casiana y a Judas y ese antepasado ya estaba en el cementerio, pues también murió al nacer... recordemos que el cólera hacía estragos todavía luego de la Campaña de 1856.


Al pasar por la delegación de policía entré y tomé una hoja, anoté los datos de la casa y puse que en el cuarto secreto tenían droga hasta decir basta, la entregué pidiendo confidencialidad para proteger mi integridad y me fui.


Esa carta fue firmada con el nombre de Judas de las Mercedes, jajaja

(No es posible desprender lo soñado con lo real, pues ni yo mismo recuerdo el límite de dichos eventos).

Continuará...



El 13/11/2010 me vi frente a un vendedor de lotería.
Sin pensarlo mucho escogí el número y compré casi un billete.
Luego, estaba en un potrero inclinado, de seguro de esos que resultan ideales para coger una caja de cartón, desarmarla, pasarle candela y lanzarse al vacío una y otra vez.
De pronto, pasó una avioneta lanzando objetos diminutos
.
A mi alrededor había varias personas conocidas pero irreconocibles en mi recuerdo y conforme los objetos se iban haciendo grandes al finalizar su caída, nos aprestábamos con gran algarabía a ver si podíamos atajar alguno; a mí me correspondió atajar el primero. Se trataba de un diario impreso, doblado en 3 partes. Al desplegarlo, noto que en la esquina superior derecha apareció destacado el número que había comprado y los del derredor se mostraban complacidos.
Ya en la realidad, es fácil hacer cábalas y notar coincidencias de ese número con otros de la propia vida y del presente, por lo que me voy a poner a jugarlo este fin de año... si pego les cuento de qué número se trata.




-->
wikiComo - script src="http://pagead2.googlesyndication.com/pagead/show_ads.js" type="text/javascript">




El 19/09/2010 tuve un sueño:
Estaba sentado en un corredor o cochera, frente al mar, con una niña en brazos.
Veía el sol que bajaba para ocultarse, pero noté que se puso blanco brillante y descendió muy rápido en su tramo final.

Las nubes que componían el paisaje, enormes y blancas blancas, cayeron fugazmente como un telón y entonces el mar esgrimió unas olas enormes, la primera de las cuales llegó hasta mis pies.
Entonces me dí por perdido, abrazando a la nena.
Algo me alertó y supe que si me marchaba hacia San José, el mar nunca subiría 1200m y entonces estaría salvado, por lo que me marché de inmediato.

-

19/03/2020
Acabo de colgar el teléfono, pues me llamó Giovanni Filomena Arce, quien fuera mi ayudante en la Unidad de Mobiliario y Equipo del Bancosta, allá por los años 70'80 del siglo XX.

Fue una conversación muy agradable, y retrotrajimos varios excelentes recuerdos comunes, para revivir la amistad por tantos años interrumpida. 

El detalle que más destacamos es el que se explica cuando uno encuentra la relación entre estas personas:

Gerardo Quesada Mayorga, Giovanni Filomena Arce, Rafael Acosta Páez, Guillermo Millet Bonilla, Luis Gerardo Sánchez Garrido, Rafael Hernández Arias y Rodolfo Quirós Sánchez.
Si, tuvimos en común trabajar en el BCR, pero no es eso.
 Rafael Acosta Páez

 Guillermo Millet Bonilla, q.d.Y.g.

 Giovanni Filomena

 Luis Gerardo Sánchez Garrido

 Rafael Hernández Arias

Rodolfo Quirós Sánchez


 Bueno, lo que tuvimos en común es que aprovechábamos la interrupción de la jornada laboral desde las 11am a la 1:15 para irnos a La Sabana. Cogíamos bus de Sabana Cementerio y nos regresábamos en Cementerio Sabana, o, las más de las veces, íbamos en el wolkswagen de Rafa Acosta. 
Nos cambiábamos ropa y nos poníamos a jugar tenis durante un gran rato. Regresábamos al banco y nos bañábamos para reanudar la jornada.
Muy bonita época.



-




2017-2020 

Gasnende Eciñe

Esta podría ser la historia de tres niños, pero en esta oportunidad solo quiero plasmar algunos recuerdos acumulados a lo largo de un extenso período con uno de ellos; ciertamente, con una de ellos: con Gasnende Eciñe. ¡Bienvenida, Gas, a mi vida, jamás te olvidaré ¡

La historia no empieza en el 2017, realmente tengo algunos recuerdos de cuando era más pequeña. Veamos algunos pasajes:

Verano de 2012: 
Fuimos juntos a disfrutar de las piscinas en un club de profesionales que queda en Cebadilla de Alajuela. Te pusieron un bikini color azul estampado con conejitos celestes. Se te veía precioso y yo quedé enamorado, aunque no te diste ni cuenta, a pesar de mis cumplidos y pellizcos en tus cachetes.
Únicamente te diste cuenta de mi insistencia cuando tu mamá te cambió el pañal delante de todos y te hice la foto en la que quedaste mirándome fijamente. Por el Creador, que así como tu mirada hacia mí no fue de censura ni de temor, la mía tampoco iba cargada de malicia ni nada que pudiera ofender tu inocencia, y menos a mi Padre Celestial.

Este factor de respeto por tu humanidad y tu inocencia se mantendrá a lo largo de toda nuestra relación, aunque mi condición de "viejo alcahueta" y con preferencias evidentes hacia vós, distorsione las escenas ante los ojos de terceros. Mi temor a ofender a mi Creador guía en todo momento mis pasos, y lejos de ser recordado como un abusador o un violador, deseo ser recordado como alguien que amó sin fronteras, y solamente con los límites de ese amor Divino.

Cercanía del día de Niño en 2012:
Fuimos a un supermercado y nos alojamos en una soda, y mientras esperábamos a ser servidos, te agarraste de la mesa y empezaste a decirme un montón de cosas lindísimas, moviendo la carita para hacer más expresivo el momento. No podía escucharte, pero entendí todo o que se necesitaba, y era que nos estábamos comunicando de maravillas. Ese día comprendí que podemos entablar conexión muy íntima desde nuestras personalidades interiores, hablarnos con gestos, amarnos con la mirada, acariciarnos desde lejos; en fin, se estableció un lazo indisoluble.

Más adelante fuimos juntos a muchas playas, balnearios y fiestas familiares, y yo permanecía pendiente de vos:  cómo ibas vestida, si llevabas pastilla para las curvas del camino, si había que cuidarte cuando te adentrabas en las aguas o si corrías de un lado para otro entrando y saliendo de habitaciones. Me sentía como un guardián fiel que nunca permitiría que te pasara nada. A nuestro alrededor permanecieron tus hermanos, tus primitas y primos, tus tías, tus padres, y aunque a todos brindaba atención, conversación y les hacía fotos, mi primordial especialidad iba en tu dirección permanentemente.

El año 2013 marcó mi vida, porque fue el año de mi jubilación, fue el año en que la situación con mis hijas se hizo insoportable y me dejaron de hablar, de ahí derivó el terrible hecho de que me impidieran ver a mi nieto, el cual, dicho sea de paso, tiene una edad similar a la tuya, pues nacisteis el mismo año. 
Cabe destacar que tu familia, tías y tíos, se dedicaba a atender a los niños propios, y tus jóvenes padres se veían a palitos para poder atenderlos a ustedes tres; de esa manera, cuando íbamos de paseo o de fiesta, se liberaban un poco de esos controles y yo asumía todo lo que podía para que ellos descansaran. Poco a poco, noté que ustedes tres podían llenar en mucho el vacío de mi nieto en mi corazón y me decidí a amarlos como si de nietos se tratara.
Es así como empecé a visitarlos para los días de cumpleaños, en la navidad, para verlos cuando los vestían para la entrada a clases, cuando se reportaban enfermos, cuando había que ir a transportarlos de la guardería, para llevarles un regalo, etc; múltiples ocasiones en que les daba mi amor sincero, y especialmente a vós.

Mis necesidades de alzar a alguien, de correr con alguien, de tirarme al suelo a jugar con alguien, de gritar y reír, de conversar y traspasar ideas formativas en cuanto a las aspiraciones profesionales, el amor al Padre Eterno, el respeto a los papás, la lectura de la Biblia, el desarrollo mental a través de juegos de mesa, tuvieron amplia cabida en muchas ocasiones en que logramos que nos visitaran en mi casa.

Geto, mi esposa y tía tuya, se sumaba poco a poco a la labor de cargar con ustedes, solo que la presencia del trío era demasiado, así que decidimos que cuando se iban a quedar a dormir nos acompañara uno a la vez. Esto me proporcionó el privilegio de intimar más con cada uno, especialmente contigo, con lo cual creció más mi amor.

Aprovechábamos el esplendor de día para que pudieras correr por el patio montada a caballo sobre mi espalda, me pedías que te llevara hasta la casa alzadita mientras ibas acostada en mis brazos a pesar de que les había comprado botitas para caminar en el barro, permanecías en todo momento a horcajas al costado de mi cintura cuando te tenía alzada con uno de mis brazos, te compañaba cuando estabas brincando en el trampolín, íbamos a coger frutas silvestres o de las que nosotros cultivábamos, te montabas a mecerte en la hamaca que hice para vós y yo tenía que empujarte para que casi volaras y te abrazaba y besaba cuando regresabas por el impulso, subías o bajabas por la tabla inclinada que había en el muro, abrazada primero, luego de la mano y finalmente solita, como una valiente, siempre felicitada y aplaudida en cada logro.

Si caía la lluvia, entrábamos a la casa y jugábamos monopolio, bingo, a dibujar, a crear frases, a identificar las letras de alfabeto, poníamos videos musicales en la tv y bailábamos como locos, hacíamos piruetas y trucos en la cama y nos sentíamos como las parejas de patinaje sobre el hielo o las concursantes de la tv. Siempre te alentaba a alcanzar una mejor puntuación, un mayor desempeño, una mejora en todo, y parecía que estábamos jugando.

En todas las actividades, al sol o dentro de la casa, había una compenetración intelectual y establecíamos un contacto físico fraternal y amoroso, yo te colmaba de besos en todo momento, olía tu cuellito al momento de llenarlo de besos y me pegaba a tu ropita para aspirar tu aroma, besaba tu cabeza y aspiraba el olor de tu champú sin importarme si había piojos o no, escuchaba atentamente todos tus relatos, tus hazañas, tus cantos distraídos, y acataba todas tus órdenes y caprichos.

Aproveché tu anuencia para acompañarte en el lavado correcto de manos, en el cepillado de los dientes y hasta cuidaba de vós a la hora en que orinabas o te bañabas, momento en el que te secaba y ayudaba a vestirte con la nueva ropita. De seguro recordarás el gran respeto que te profesaba y a la vez, el gran amor con que me mantenía junto a vós en esos momentos, lejos de empañar mi vida o la tuya con una mirada morbosa o algún contacto físico dañino, denigrante u ofensivo para mi pequeña y amada sobrina.  Si no lo recordás, te lo escribo para que sepás que hubo alguien que supo cuidarte y respetarte con el mayor amor del mundo.

En el 2019 hubo una ruptura terrible, a mediados de octubre tuve que operarme de la próstata cancerosa y la situación de convalescencia se extendió hasta mediados del 2020. Siempre optimista de que algún día podría volver a mi nivel de salud anterior, fui viendo cómo el Creador previó todas las mejoras que debían venir para mí como lenta restauración, lo cual agradecía diariamente en adoración y agradecimiento. 

Un día en que nos encontramos en soledad momentánea, te subiste a mi pierna como antes, y te pude abrazar y besar enchido de emoción y cariño, pero rápido te quitaste por temor a dañarme en mi convalecencia. Qué sabiduría.
 Otro día de esa navidad del 2019 nos encontramos a solas en el vestidor de mi casa y me pediste que te alzara. Te habían dicho y me habían dicho, que no podía alzar cosas pesadas, menos una niña de 35 o más kilos, pero la tentación para los dos fue más bien un reto. Y por un segundo interminable mis brazos y mi cintura de 67 años recuperaron su fuerza y logré cargar fácilmente con vós, y así nos mantuvimos, llenándo de besos tu cuello y tu cabecita completamente pegada a mí, disfrutanto como lo hacíamos antes y, porqué no, creo que ambos soñando con repertir en el futuro cercano. Deshicimos el abrazo rápidamente y nadie de quienes nos acompañaban supo nunca que me atreví a arriesgar mi salud en dicho momento tan precioso, fue una felicidad.

A la situación de salud anterior se sumó la aparición del covid.19, un virus dañino que obligó a la humanidad a distanciarse los unos de los otros para evitar el contagio.

Los designios de nuestro Padre Celestial son imprevistos, inexplicables; y en noviembre de 2020 se dio el caso de un viaje de mi esposa; yo pasaría dos noches en solitario y ella invitó a la familia Eciñe a que me vinieran a hacer compañía. Dejó comidas preparadas para esos días y se marchó.

Cuando la familia Eciñe llegó, abarqué a los niños con todo el amor y agradecimiento que me fue posible, especialmente con Gasnende.

Pues bien, al llegar la noche, los papás se refugiaron en un cuarto del frente y dispusieron que los tres niños durmieran en mi cuarto, en colchones inflables y, lo inaudito, ¡que Gasnende durmiera conmigo! ¿Se imaginan la felicidad que sentí desde ese  momento? Al acostarnos, luego de meditar juntos en algunos versículos de la Biblia, la abracé y esperé pacientemente que terminara de jugar en el teléfono y se dispusiera a dormirse. Quedé vigilando su descanso y me dormí hasta que estuve seguro de que estaba dormidita.

El amanecer le pregunté cómo había dormido y conversamos con la naturalidad de personas que tienen tiempo de vivir juntos, qué belleza y qué inocencia. 

 A lo largo del día tuvimos muchos ratos de intimidad fraternal, dado que el papá se marchó con los dos varones a la práctica del deporte y la mamá, si bien quedó con nosotros, se puso a ver tele o en algunos tramos del día jugamos a armar un mapa mundi y un bingo. Cuando la mamá se metió al baño, espontáneamente me invitó Gasnende a jugar piruetas o maromas, un juego que hemos hecho muchas veces, con sus hermanos y principalmente, cuando estamos solos.  Cuando lo hacemos solos hacemos atrevidas piruetas como las que hacen los bailarines en escenario o en pistas de hielo, sin importar que nuestros cuerpos se rocen o que nos abracemos intensamente felicitándonos por los logros, así como algunas veces finalizamos algunas maromas con un ataque de cosquillas encaramados en la cama, riendo a más no poder. De manera natural, y sin malicia, ella ha definido que ese nivel de cercanía e intimidad solo puede darse cuando estamos solos y que cuando estamos con los hermanos las practicamos de una manera más distante. 

Desde mi operación de cáncer prostático en octubre de 2019 no hacíamos piruetas porque no es bien visto que yo la alce por los cuidados que debo tener, pero cuando estamos solos sí trato de volver a alzarla como lo hacíamos antes, en múltiples poses, y gozamos bastante. Estoy seguro que ella recordará con cariño estos momentos de infancia inocente y de respeto. 

Más tarde, cuando la mamá se fue a bañar, nos quedamos en la sala, Gasnende jugando con el celular y yo a su lado, mirándola y amándola, apoyando sus proezas en los juegos y preguntando por tal o cual evento del juego. Siempre me acerco bastante para percivir su respiración y captar el olor dulce y divino de su cuerpito vigoroso. Le tomo la mano o algún dedo o paso mis manos por zonas descubiertas de su cuerpo para darle cariño y que mi compañía se le haga imprescindible aunque la "concentre" (por desconcentre); por cierto que ese día se estrenó una licra muy bonita y yo se la había alabado.

Resulta que ese día no se marcharon y se dispuso que entonces el hermanito pequeño iba a dormir conmigo y los dos mayores en el colchón inflable, tal como lo empezamos al acostarnos.  Ella se había molestado porque estuvieron inquietos en la oración y yo los regañé; no me dio las buenas noches.  Sin embargo, al ratillo de haber apagado la luz, hubo que encenderla porque el menorcito alegó no poder dormir en la alta cama pensando que se podía caer. Le propuso al hermano mayor cambiar de lugar, pero no quiso.  Entonces le dijo a Gasnende y !ella se levantó como un resorte y corrió a acostarse a mi lado¡. Otra noche inolvidable cuyo disfrute me llevaré a la tumba, a la vez que doy gracias a nuestro Padre por haberme dado este momento tan puro e inocente.

 En marzo de 2021 fuimos a un hospedaje en Guanacaste, de ahí pensábamos irnos a visitar las distintas playas de la cercanía.

Viajaste en el asiento de atrás del mío, y entonces íbamos felices mientras yo te miraba furtivamente por el espejo retrovisor a cada momento del camino.

No más llegar y acomodarnos en la cabina se vino la primera sorpresa, cuando te alistabas para irnos a la piscina, te hicieron ponerte por primera vez lo que llaman un top o sostén de preadolescencia, aunque yo opino que todavía no es necesario, pues con tus diez años de edad, no he notado más que un leve abultamiento debajo de la axila, como un exceso de grasita que no forma parte del seno.

En fin, así nos fuimos para la piscina. Estuvimos largo rato chapoteando y ensayando las distintas maromas y hazañas que forman parte del aprendizaje de la natación. Yo en medio de ustedes tres, atendiendo los llamados y supervisiones de cada uno. De cuando en vez nos abrazábamos y yo aprovechaba para decirte Te amo y estamparte besos en los cachetes. Sin embargo, nos mantuvimos muy rodeados de terceras personas. 

Ello no impidió que en esos abrazos nos miráramos amorosamente y aumentáramos nuestra atracción. Hicimos un juego de sumergirnos abrazados y abrir los ojos dentro del agua, para mirarnos en esa posición. Yo subía mis manos desde tu cintura y tomaba tu carita para acercarla y vos me abrazabas bajo mis brazos; y para facilitar la cincronización de cuerpos tan dispares (vos 1.54cms y yo 1.72), te montabas en mi muslo durante todo el proceso. 

Al llegar la noche, nuestras camas quedaron pegadas a la pared, haciendo fila, y por eso no tuve la cercanía deseada.

El día siguiente fuimos a una playa maravillosa: Playa Real, en Bahía Pirata, una preciosidad. Estuvimos tomados de la mano sorteando las olas y a cada rato nos abrazábamos tiernamente. De regreso al hotel, nos fuimos para la piscina, y en el rato que quedamos a solas, íbamos a jugar ojitos cuando se te ocurrió que nos sumergiéramos igual, pero en vez e vernos a los ojos adivináramos lo que la otra persona había dicho bajo el agua. Nos sumergíamos abrazados y vos montada en mi muslo, y cuando dije Te amo, esperaba que me dijeras Me doy y me sorprendiste cuando adivinaste Te amo, acertaste. Acertaste también Hamburguesa, Preciosa y otras palabras...yo solo pude acertar como 3 de las que dijiste en ese mundo maravilloso en el que las aguas rodeaban nuestros cuerpos. Fue algo inolvidable.



 -

30 de diciembre de 2020, un día cualquiera…

 

Finalizando un año en que la Humanidad ha sido azotada por el virus sarscov2-19, tengo que apuntar un momento mágico vivido a pesar de las medidas profilácticas en defensa de la salud.

Ese día bajamos de Coronado a Moravia a dejar una maleta de Andrés, saludamos a Alejando y luego nos enrumbamos a dejar a Gabi en el salón de belleza de Guale en Goicoechea.

Mi tiempo libre estaba dispuesto para visitar a los sobrinos preferidos, por lo que tomé la ruta de Mozotal y al llegar, fui impresionado con los nuevos colores que estaba dando Carlos a la casa, en los que destacan el azul fuerte, el blanco y un rojo que tira a ladrillo. Sin duda la casa quedará muy linda, con los distintos páneles de colones.

Kevin estaba jugando con el play, un juego de un aventurero que se roba autos y aviones en su búsqueda desesperada de darle sentido a la vida.

Fernanda estaba armando pulseras y collares con unos abalorios de colores y distintas formas, totalmente emocionada en su ocupación.

Santiago iba y venía, acompañando tanto a Kevin como a Fernanda, y en comunicación constante conmigo.

Decidimos suspender el café que nos íbamos a tomar y alistamos todo para irnos a mi casa a pasar un rato en la montaña.

Al salir, recogimos a Gabi en Moravia y subimos en los dos carros a mi casa.  Alistamos bajo la dirección de Maureen el pan y el café y nos dimos un buen refrigerio.

Estuvimos viendo tele y jugando con los teléfonos cuando nos dimos cuenta que Gabi se había ido por las cercas de las propiedades vecinas a perseguir un pato llamado Tuti. La veíamos a la distancia. Fer propuso que la fuéramos a acompañar.

Nos fuimos 4 hacia el patio: Fernanda, Kevin, Santiago y yo. Íbamos gritando para que Gabi nos oyera, solo que sin haber salido de la propiedad notamos que alguien nos acechaba.

Entre las ramas de los árboles, muy sigiloso, vimos a Carlos, quien cogía manzanitas silvestres hasta tener un puño apretado contra su pecho. Cuando nos dimos cuenta, ya nos estaba tirando manzanitas y había que correr para capearse, a la vez que nos acercábamos a los arbolitos a coger manzanitas y contestar la agresión. Yo les propuse que entre todos lo atacáramos a él y así nos mantuvimos un rato, corriendo de acá para allá y atacándonos con las manzanas. Fer y yo nos fuimos hacia otro lado a comer uchuvas y de paso nos dejábamos algunas feas para convertirlas en municiones contra Carlos.

Luego ellos estuvieron meciéndose en la hamaca hasta que Santi perdió el anillo.

Se hacía de noche y nos metimos a la casa.

Nuevamente frente al tele y los celulares, hasta que Kevin sacó un juego de mesa de fichas numeradas del 1 al 13 y Fer propuso que nos pusiéramos a jugar. Para variar, ganó Santi, quien ya tiene varias fechas de ser el ganador. No pudimos descubrir cuál es el truco, pero nos gana.

Luego empezamos a coger cucharadas de yogur de fresa porque había poco, y como Kevin hizo una broma al ofrecerle yo la primera cucharada, lo hice atollado al ofrecerle la segunda, y ya íbamos a armar un zafarrancho de los que nos jalamos, solo que Carlos nos dijo que: _ya, ya, ya.

Cuando se marcharon, quedé como siempre, cantando mi canción: “Lástima que terminó, la vacación de hoy, los niños se marchan ya, y solo quedaré, etc”.

Sí, fue un día cualquiera, ¡pero qué día!, momento de imágenes y sonidos inolvidables de todo lo que hicimos y que se quedarán en los rincones de mi cerebro para siempre; un tesoro de recuerdos que vivirá conmigo y le agradeceré por siempre a nuestro Padre Celestial.

Y mañana, cuando ya estén más grandes, nos reuniremos a recordar estas vaciladas y nos amaremos más.

 -

Francamente, he aprendido a refrenar impulsos tanto del corazón como de la mente;

Es una nueva capacidad que, paradójicamente, nace de uno de ellos, corazón o mente.

Realmente poco importa el origen de dicho aprendizaje, solo interesa saber que existe;

Nunca antes había sostenido mis impulsos, nunca antes me había castigado a mí mismo

A sabiendas de que lo natural habría sido dar rienda suelta y olvidar los límites.

No importaría entonces ni la diferencia de edad ni muchísimas otras limitantes

Demoledoras que habrían generado un escándalo en la sociedad que nos acoge,

A todas luces refrenar, inhibir, dominar, coartar y reprimir ha sido mi batalla.

El hombre actual, generalmente ha roto todas las trabas y se echa a volar en alas de libertad, olvidando límites otrora razonables, olvidando La Palabra, olvidando el respeto y olvidando la ética. No, yo no puedo echarme a volar en ese cielo, tengo todavía fuerzas interiores que agradezco y a las cuales sé escuchar. El dilema se entiende muy fácilmente si se me cree que mi mismo corazón cargado de amor, me dicta que ame y respete, que ame y cuide, que ame y proteja; y que mi misma mente, cargada de razón, me esclarece que debo honrar a mis antepasados, honrar a mis descendientes, honrar a mis familiares, honrar a las personas que podrían verse afectadas por mi comportamiento.

Así es, al tanto que corazón y mente me impulsan, corazón y mente me conducen rectamente; es una dualidad como la que podemos ver en los enormes ojos de una niña preadolescente que no controla la intensidad de su mirada, ni siquiera sabe del poder que ello conlleva, y que acerca su rostro al nuestro y atraviesa cualquier velo que nos pueda separar. Ella, quien se sabe mi preferida, no sabe que el ardor de su mirada podría quemar en un instante todo mi ser, pero esa inocencia y esa candidez son a la vez una muralla que la protege y que me hace respetarla, con todo el amor que puedo ofrecer.

Puedo hacer muchas elucubraciones respecto a los momentos que he vivido con mi amadísima sobrina, pero de poco valen si ya con estos párrafos dejo muy en claro que los sentimientos siempre serán de filiación familiar sagrada y santificada, de protección más que de agresión, de lealtad y sinceridad y no de engaño, de docilidad y no de abuso de fuerza.

Es lindo, gratificante, mirar esta historia y saber que siempre privó lo mejor para la vida futura de mi protegida. No es el amor platónico que nos gusta mencionar, porque no me baso en la idealización ni la fantasía, sino el más puro amor el Padre Celestial que he sabido interponer a mis burdos sentimientos, y eso ha salvado siempre la bellísima relación entre ambos.

-

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario